Si actualmente afrontas un proceso de separación o divorcio y tienes hijos a tu cargo, seguramente te estés preguntando qué es lo mejor para ellos en esa situación. Cualquier padre en este tipo de circunstancia busca que el proceso sea lo menos doloroso y traumático posible para sus hijos.

Aunque cada familia es diferente y los acuerdos a los que se lleguen se fundamenten en esas diferencias, siempre es adecuado conocer todas las opciones disponibles para asegurar el bienestar de nuestros hijos. Por ello, en este artículo vamos a explicarte todas las formas de guardia y custodia existentes y sus diferencias.

 

¿Cuántos tipos guardia y custodia existen?

 

La Ley española pone a nuestra disposición hasta 4 tipos de guardia y custodia:

  • Guarda y custodia monoparental, individual o exclusiva.
  • Guarda y custodia compartida.
  • Guarda y custodia partida o distributiva.
  • Guarda y custodia ejercida por un tercero.

Es importante también tener en cuenta la diferencia entre “guardia y potestad” y “guardia y custodia”

Guarda y custodia monoparental, individual o exclusiva

Se trata de la modalidad tradicional y habitual. Aquella que atribuye a uno solo de los progenitores (progenitor custodio) el cuidado diario y ordinario de los hijos menores.

Lleva aparejada consigo una serie de beneficios o ventajas:

  • En esta modalidad el progenitor custodio disfrutará de una mayor relación personal y afectiva con el menor o los menores.
  • Al progenitor custodio se le atribuye el uso de la vivienda familiar.
  • El progenitor custodio será en el encargado de administrar la pensión de alimento del menor o menores.

Asimismo el progenitor que no tenga a su cargo hijos menores o incapacitados (progenitor no custodio) también gozará de una serie de derechos dentro de esta modalidad:

  • Derecho de visita: podrá visitar a los hijos durante un corto periodo de tiempo, sin pernocta, dos tardes a la semana respetando el horario escolar y actividades del menor.
  • Derecho comunicación: se establecerá la posibilidad de comunicación entre el progenitor no custodio y los hijos sin ningún tipo de limitación, respetando siempre los hábitos del menor.
  • Derecho de estancia: el progenitor no custodio podrá permanecer con los hijos durante varios días, con pernocta en los fines de semanas alternos y la mitad de las vacaciones escolares.
  • También tendrá derecho a que el progenitor custodio e instituciones educativas y sanitarias le suministren información completa, relevante y detallada del hijo o hijos menores.

Guarda y custodia compartida

Este tipo de guardia es cada vez más frecuente, ya que ambos progenitores podrán disfrutar de la compañía de sus hijos por periodos alternos (quincenas, meses o trimestres) y gozarán de igualdad a la hora de tomar decisiones sobre el cuidado del hijo o los hijos menores.

Además, dentro de este tipo de guardia y custodia existen otros subtipos que debemos conocer:

  • Custodia compartida con domicilio fijo de los hijos: en esta modalidad los hijos permanecen fijos en la vivienda familiar y son los padres los que van rotando corresponda.
  • Custodia compartida con domicilio rotatorio de los hijos: esta modalidad es justo la contraria a la anterior, son los padres los que gozan de una vivienda fija en la que los hijos van alternando según corresponda.
  • Custodia compartida coexistente: Padres e hijos conviven en el mismo domicilio si es posible.
  • Custodia compartida por igual periodo de permanencia: cada progenitor convive con los hijos el mismo periodo de tiempo.
  • Custodia compartida por diferente periodo de permanencia: uno de los progenitores tendrá menos tiempo que el otro para permanecer con los hijos menores.

Guarda y custodia partida o distributiva

En caso de haber dos o más hijos, el juez puede atribuir la custodia de unos a un progenitor y de los restantes al otro progenitor.
Se trata de una modalidad muy limitada y poco utilizada, ya que el principio de unidad familiar recomienda no separar a los hermanos salvo en casos muy justificados.

El tribunal supremo aclara que los hermanos solo deben separarse en casos imprescindibles, excepcionales y demostrando que dicha separación va a favorecer el desarrollo y la convivencia de ambos. Siendo lo normal y conveniente justo lo contrario, que los hermanos se críen y convivan juntos para favorecer el desarrollo del afecto entre ellos.

Guarda y custodia atribuida a un tercero

Es una modalidad es de carácter extraordinario, siendo acordada y llevada a cabo siempre en beneficio del menor. El Juez la puede proponer en el caso de que concurran circunstancias extraordinarios que impidan la atribución de la guardia y custodia a los progenitores, tales como abandono o maltrato.

Dentro de esta modalidad, se le podrá atribuir la guarda y custodia a:

  • Abuelos.
  • Parientes cercanos.
  • Personas que lo consientan.
  • Una institución adecuada.

 

¿Es lo mismo “patria potestad” y “guarda y custodia”?

 

La verdad es que no. Estas son dos cuestiones totalmente diferentes que hacen referencia a distintas obligaciones, derechos y facultades de los padres con respecto a sus hijos.

La patria potestad es el conjunto de facultades y deberes que los progenitores deben cumplir sobre sus hijos menores de edad, no emancipados o incapacitados, tales como:

  • Asistencia: cuidado diario, higiene, y salud.
  • Educación y formación integral: comportamiento, estudios, cultura.
  • Representación: representación legal de hijos menores, no emancipados o incapacitados.
  • Administración de sus bienes: los bienes propios de los hijos le pertenecen a ellos mismos, pero la administración de los mismos corresponde a los padres, salvo excepciones.

La guarda y custodia es el conjunto de decisiones ordinarias que afectan a la convivencia diaria con los hijos.

Es muy importante separar el concepto de patria potestad del de guarda y custodia, ya que en casos como el de custodia monoparental, el progenitor no custodio sigue manteniendo la patria potestad del o de los hijos.

Además, en casos excepcionales el juez puede atribuir la patria potestad solo a uno de los progenitores e incluso suprimirla.

No existe un único modelo de guardia y custodia que se pueda aplicar en todos los casos de separación o divorcio. Como padres debemos velar y tener en mente que cualquiera de las formas elegida o solicitadas deben llevarse a cabo siempre anteponiendo el superior interés del menor y su bienestar a todo lo demás.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies